Lun. May 20th, 2024
Djokovic, este lunes a su llegada al aeropuerto de Málaga.Angel Martinez Getty Images Europe (Getty Images Europe EFE)

Málaga recibía este lunes al cocodrilo del tenis, esto es, Novak Djokovic, que a su aterrizaje en una terminal privada del aeropuerto lucía la misma beisbolera que lució a su llegada dos semanas antes a Turín, donde ya se sabe lo que sucedió: lo de casi siempre. Vencedor, el número uno irrumpe ahora en Andalucía, su segundo hogar, para tratar de dar con el último de sus botines de este año, la Copa Davis. No será por ganas. Amante de las competiciones por equipos y haciendo siempre gala de un profundo sentido patriótico, el serbio está dispuesto a dejar un último sello en esta temporada tan triunfal, en la que no se le ha resistido casi nada. Son siete trofeos y el trono a final de año, además de haber dejado muy claro quién manda.

“La forma en la que he terminado el torneo [la Copa de Maestros conquistada el domingo] y el curso son increíbles”, valoraba un día antes delante de los periodistas, asombrados ante esa capacidad del balcánico para perpetuarse y mejorar. ¿Podría el Djokovic de hace 10 años con el actual? “Hace una década era 2013, así que diría que ganaría el de ahora. Probablemente 2015 fue mi mejor año, cuando hice 19 finales seguidas, pero diría que el de ahora ganaría al de hace diez años; no sé cuál sería el marcador, pero seguro que se las haría pasar canutas a mi joven yo”, bromeaba el de Belgrado, un inconformista que sin haber cerrado 2023 ya piensa en la aventura de 2024.

“¿Qué cómo es posible hacerlo mejor? Bueno, siempre se pueden ganar los cuatro grandes y también el oro olímpico”, prolongaba Nole, que tiene los Juegos de París entre ceja y ceja, teniendo en cuenta que ese es uno de los escasos premios que no ha alcanzado. “Es, definitivamente, uno de los mayores objetivos del próximo año. El calendario va a estar muy congestionado y cambiaremos de superficies muy rápidamente, así que va a ser un gran desafío. Pero yo tengo siempre la máxima ambición, así que en 2024 no será diferente. El impulso que tengo sigue ahí y mi cuerpo funciona y me escucha bien. La motivación sigue presente”, anticipa por si hay algún despistado.

El serbio fue recibido en el aeropuerto por el director de las Finales de la Davis, Feliciano López, y ya empieza a diseñar con su camarilla el asalto a la Ensaladera en el Martín Carpena de Málaga. Se encuentra a gusto en Málaga, donde tiene una de sus residencias (en Marbella) y le espera con ganas el aficionado local. No interviene en esta fase final España, apeada en la fase de grupos que se jugó en septiembre en Valencia, de modo que él será el principal atractivo de una competición que arrancará este martes, con la disputa de la primera serie de cuartos de final entre la defensora del título, Canadá, y la sorprendente Finlandia (16.00, Movistar+).

El miércoles competirán la República Checa y Australia (16.00), y el jueves actuará Djokovic ante Gran Bretaña (16.00), tras el duelo entre Italia y Holanda (12.00).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.