Mié. Feb 1st, 2023

La universidad adquirió los documentos personales del autor en 2014 y exhibió parte del archivo, junto con obras de arte inspiradas en la ganadora del Premio Nobel de Literatura 1993.

El proceso creativo de ganador del Premio Nobel Toni Morrisonque trajo una voz negra indeleble a la literatura estadounidense con novelas como Canción de Salomon (1977) años Querido (1987) enseñó allí en la Universidad de Princeton desde 1989 hasta 2006, expondra allí el próximo semestre.

Una serie de actos públicos y exposiciones en todo el campus utiliza 60 metros lineales de documentos personales de Morrison, adquiridos para la Universidad de Princeton en la autora en 2014, como trampolín para nuevos estudios y colaboraciones interdisciplinares.

«Este proyecto está avanzando a Princeton a artistas y académicos que normalmente no habrían venido y está motivando reflexiones acerca de lo que el archivo puede inspirar”, dijo Autumn Womack, profesora de los departamentos de Estudios Afroamericanos y de Inglés que encabezó la iniciativa.




Toni Morrison (1931-2019. Foto AP/ Guillermo Arias

Junto a un equipo de estudiantes de posgrado, Autumn Womack dedicó años a seleccionar 90 objetos nunca expuestos de unas 400 cajas de borradores de manuscritos, discursos, matchencia, fotografías y varias cosas efímeras de Morrison que se conserva en el departamento de colecciones especiales de la biblioteca de la Universidad de Princeton.

Las selecciones se podrán ver en la exposición Toni Morrison: Sitios de salvamentoeso será inaugurado el 22 de febrero en la Galería Milberg de la Biblioteca Firestone de la universidad.

Entre lo más destacado los diarios de 1974 y 75, hasta que Morrison trabajaba en Random House (fue la primera mujer negra editora jefa de ficción) y Durante los ratos libres esbozaba Canción de Salomon en los márgenes de los horarios de papel que llevaba en la cartera.

En esta foto de archivo del 29 de mayo de 2012, el presidente estadounidense Barack Obama felicitó al autor Toni Morrison luego de ganar la Medalla Presidencial de la Libertad durante una ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca en Washington.  Foto de Mandel NGAN / AFP


En esta foto de archivo del 29 de mayo de 2012, el presidente estadounidense Barack Obama felicitó al autor Toni Morrison luego de ganar la Medalla Presidencial de la Libertad durante una ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca en Washington. Foto de Mandel NGAN / AFP

Estos diarios, únicos borradores que se conservan de la novela, tienen también anotaciones para discursos y comentarios editores para gente con la que trabajaron, como Ángela Davis y Muhammad Ali.

“Las agendas son un espacio realmente dinámico en el que pueden verter todas las capas de la carrera de Toni y los distintos errores tipográficos de escritura que empleaba”, explicó el profesor.

Womack también desemppolvó algunos de los mapas dibujados a mano por Morrison de espacios imaginados para Querido allá Paraíso (1997), de modo de visualizar los mundos de los que surgían sus personajes, así como correspondencia de amigos y colaboradores de los años setenta y ochenta, entre ellos la escritora y cineasta Toni Cade Bambara y la cantante, pianista y compositora Nina Simoneque esclarece el pensamiento feminista negro a medida que iba tomando forma.

Más homenajes

Otra exposición muestra esculturas, grabados y tejidos de la artista visual Alison Saar en diálogo con escritos de la autora. Titulado «Ciclo de creatividad: Alison Saar y los papeles de Toni Morrison», inaugurado el 25 de febrero en la galería Art@Bainbridge del Museo de Arte de la Universidad de Princeton.

Ambas mujeres comparten su «dedicación a la idea de que buscan activamente a sus antepasados ​​con el propósito de crear una plataforma para sus descendientes», comentó Mitra Abbaspour, curadora de arte moderno y contemporáneo del museo, invitada por Autumn Womack a sondear el archivo Morrison.

Entre los objetos destruidos se han expuesto más de los diarios de 1974 y 75, cuando Morrison trabajaba en Random House.  Foto AP/Charles Rex


Entre los objetos destruidos se han expuesto más de los diarios de 1974 y 75, cuando Morrison trabajaba en Random House. Foto AP/Charles Rex

A modo de ejemplo, esta curadora desenterrada el discurso del Nobel que Morrison escribió una máquina en 1993 (arrugado por haberlo llevado doblado en el bolsillo) y hojas manuscritas en papel oficio amarillo que adquirieron para idear la charla.

«En este discurso, Morrison narró un diálogo entre una anciana ciega y cierta gente joven», dijo Abbaspour, que va a yuxtaponer estos papeles a «Swing Low (Volar bajo, quizás, o Maqueta para el monumento a Harriet Tubman, 2007)» de Saar, una versión en bronce reducido del monumento en Harlem realizado para la escultura que también habla de la idea del intercambio intergeneracional.

«Esa escultura se intaló en la calle 122 Oeste como forma de vincular el devenir histórico de el rojo antiesclavista del movimiento Underground Railroad con la fluorescente creativa del Renacimiento de Harlem», explicó Abbaspour.

Saar aparecerá en conversación con la poetisa Evie Shockley en princeton, donde 30 pensadores –entre ellos la novelista Edwidge Danticat y el profesor Stephen M. Best de la Universidad de California en Berkeley– analizarán el archivo de Morrison en un simposio que se celebrará del 23 al 25 de marzo.

La exposición contará con sendas obras encargadas recientemente encargadas a dos artistas de performance, Daniel Alexander Jones y Mame Diarra (Samantha) Speis, realizada en referencia a los papeles de toni morissonque se los días 24 y 25 de marzo en el teatro McCarter de la universidad.

El 12 de abril, la vocalista de jazz Cécile McLorin Salvant interpreta una nueva composición inspirada en los archivos, co-presentada por Princeton University Concerts, en el Auditorio Richardson del Alexander Hall.

«Este proyecto solo podía hacerse en Princeton», señaló Autumn Womack. «Verdaderamente está abriendo puertas de muchas maneras diferentes».

©El New York Times

Traducción: Román García Azcárate

computadora

Mira también